¿Queréis saber cómo me lo monto? Aquí tenéis un blog de viajes low cost con salida desde Málaga

El otro día una amiga me dijo que le gustaría formar parte de mi mochila “para poder ver así el mundo”. Así que como no me cabéis tod@s (ya sabéis que nunca facturo maleta y que Ryanair se pone muy exquisito con el equipaje de mano…), he decidido contaros desde este blog mis experiencias viajeras de bajo coste (‘loucos‘ -en inglés- que uno tiene estudios…jeje :P).

Para los que no me conozcáis mucho, os pongo en antecedentes: soy un viajero incansable y, lejos de lo que pueda parecer, no tengo un duro. Formo parte del amplio grupo de ‘mochileros’, de esos que duermen en Youth Hostels por 15 euros con desayuno incluído compartiendo habitación con 10 personas más, vuelan con Ryanair por 30 euros y hacen todo lo posible porque le quepa toda la ropa en el equipaje de mano para el recargo de la facturación.

Sea quién sea mi compañer@ de viaje siempre me toca gestionar todos los detalles: elegir destino, comprar vuelos, reservar hostales, mirar la guía… ¡Tengo a mis amig@s muy mal acostumbrad@s! Si unimos estoy a que estoy harto de responder a preguntas tipo “¿de dónde sacas el dinero? ¿dónde encuentras esos vuelos? o “¡qué bien te lo montas!”, mejor os cuento directamente desde este blog (que pasa a llamarse ‘DeMochileo’)  los truquillos de mi particular vuelta al mundo mochilera. Eso sí, no puede ser en 80 días que por ahora no tengo ningún mecenas interesad@ en financiarme…

Ay… ¡quién fuese Willy Fog!

Próxima parada… ¿?

El Torcal de Antequera.

Anuncios

Reforestación y… crónica ya que estamos ¿no?

Pastillas contra el olvido, los españoles también somos emigrantes

Comparte este enlace y su vídeo, porque todos somos emigrantes.

Pastillas contra el olvido, los españoles también somos emigrantes.

¿De qué película es la frase “Hasta la vista, baby”? Está entra las 100 mejores del cine

¡Qué manía tenemos en España con doblar las películas extranjeras! Tod@s conocemos el famoso “Sayonara, baby” de Shwarzenegger en Terminator 2, pero algunos no sabréis que esa es la frase en la versión española, pero que la original de la peli era “Hasta la vista, baby”, una de las 100 mejores de la historia del cine según el American Film Institute y un quebradero de cabeza para los profesores de español o al menos para mi.

Tras nueve meses tratando de enseñar la lengua de Cervantes en Bulgaria no he conseguido que mis alumn@s me digan Hasta luego en lugar de Hasta la vista … y todo por culpa del cine. Mira que les he explicado por activa y por pasiva que la frase del Shwarze se conocerá en todo el mundo (curiosamente menos en España) pero que aquí no es la expresión más común para despedirse, pero ya sabéis, a ver quién lucha contra Terminator

Esto me recuerda lo que echo de menos dar clases así que en cuanto me estabilice de nuevo por estos lares, retomaré mi faceta como profe en Málaga Acoge, una ONG donde sé que ofrecen este servicio a inmigrantes…  Mientras me voy despidiendo también de este blog, Goodbye Lenin, acabando los últimos post que tenía pendientes de mi aventura búlgara y buscando un nuevo nombre para contaros nuevas ‘aventuras’. Veremos de qué tipo son! 🙂

Así que “Hasta la vista, Bulgaria”

Por cierto, se aceptan sugerencias!

Cosas que hacer antes de los treinta…

Folleto de mi EVS en Bulgaria. El 'Isma' de antes y el 'búlgaro'

Seguro que tod@s os habéis planteado alguna vez eso de la lista de cosas que hacer antes de los 30…  pues mi lista es larga y el tiempo ya escaso, así que el año pasado me puse manos a la obra y empecé a tachar propósitos: el primero, quitarme de fumar después de 15 años enganchado, ¡objetivo conseguido! Así que continué y gracias al SVE (Servicio de Voluntariado Europeo) cumplí otros dos de mis propósitos : volver a vivir en el extranjero y trabajar en una ONG.

Mi objetivo era trabajar en el campo social, cercano a la gente y no pegado todo el día a una pantalla de ordenador y eso justo es lo que me ha ofrecido Bulgaria, donde he vivido una experiencia única con gente de medio mundo y que me ha permitido viajar por todos los Balcanes. Pero lo más importante es que me ha ayudado a seguir creciendo y convertirme en una persona más proactiva, creativa y segura de sí misma; además de descubrirme como profe de español. Lo que tengo claro es que lo mío es el periodismo, eso sí porque además de trabajar para EsNoticia, creé dos periódicos de ecología y voluntariado, si es que me tira mucho…

En fin, qué gran año de autobús, mucho autobús, de comida rica (sobre todo de queso y yogur), de buena gente, de risas, de descubrimiento… sin olvidar que he sobrevivido a la convivencia en la casa del horror donde habían pingüinos muertos de frío en el pasillo (no sabéis lo que es vivir en Bulgaria en una casa sin calefacción), a un baño que consistía en un agujero en mitad del suelo que se atascaba cada dos por tres y se transformaba en piscina olímpica; un aseo del que salía un olor insoportable, a volver a compartir habitación (15 años después) con mi gran compi francés Cedric (que por mucho que quiera, ronca como un condenado aunque he de decir que él se quejaba de que yo hablaba mientras dormía y encima en inglés -doble castigo- :P); aunque eso de dormir es relativo cuando se trata de una cama que por sus características se acerca más bien a la definición de mesa con colcha, unos plomillos que nos dejaban sin luz cada vez que quería y siempre por la noche; de todo tipo de bichos voladores habitando la casa, entre los que destaca un murciélago (sí sí, muy fuerte), a un accidente de bicicleta y miles de paseos por carreteras que por sus baches y obstáculos parecían un gymkana del horror; a haber dormido nueve meses con la puerta de la casa abierta (sí, nos gusta el peligro…) sin ningún incidente, a decenas de peleas con mis compis de piso en defensa del reciclaje, la limpieza, el tabaco y porque sí…

Sólo espero que este año sea al menos tan excitante como el anterior, por última vez cumpliré veintitantos así que me queda un añito para seguir con la lista, próximo objetivo: ¿hacerme empresario? Uy… con la que está cayendo…

¿El yogur es un invento griego o búlgaro?

Bulgaria es un país desconocido y mágico que conserva el encanto de estar anclado en el pasado, pero sin realmente estarlo. Se puede decir que es un lugar de tradiciones y como ya os he dicho todo gira en torno a su comida, natural, ecológica y orgánica por necesidad. Eso sí, se puede considerar que tiene algún punto no tan positivo es que todo va por temporadas, es decir por lo general no se puede encontrar una lechuga en verano o comer melocotones en invierno, como ya nos hemos acostumbrado por esta parte del mundo.

Pero si por algo destaca este país es porque, a pesar de lo que podáis pensar sobre su origen griego, Bulgaria es la patria del yogur. Y es que hace ya 4000 años los tracios lo ‘inventaron’ gracias a la bacteria Lactobacilus Bulgaricus, que sólo se encuentra en la zona. Esta  es la causante de la fermentación de la leche para convertirse en yogur, el de verdad, no ese que nos comemos en España. Yogur búlgaro, miel casera y nueces es igual a orgasmo gastronómico está asegurado.

Y es que los búlgaros controlan este postre como nadie, aunque en realidad con este lácteo se puede hacer un menú al completo: sopa fría de yogur y pepino (versión búlgara del gazpacho) de entrante; carne con salsa de yogur y ensalada de principal y airián para beber (yogur rebajado con agua y un poco de sal).

El queso es otra de las grandes pasiones búlgaras, un sírene que ponen a kilos en ensaladas, revueltos, sopas y todo tipo de bollos como el banitsa o la sirenka y por supuesto en el pan… Y no puedo terminar sin hacer referencia al sach: una bandeja de verduras a la piedra con queso gratinado y pollo que es para volverse loco… o la mequitsi (masa de pan frita que lleva también queso en medio).

Obscharka salata (ensalada del cabrero), mi favorita!

Voy a parar porque se me abre el apetito otra vez, pero no antes sin comentar que en la gastronomía búlgara cualquier bar registra en su carta exactamente los gramos que pesa el plato,  así nos hacemos una idea de lo grande que es lo que hemos pedido. Cómo echo de menos comerme medio kilo (literalmente) de ensalda cubierta por queso acompañada con un airián y un yogur casero todo por el módico precio de 8 levas, lo que viene a ser cuatro euros! Aquí por cuatro euros no me da ni para un menú del MacDonald´s, en fin… bienvenidos a Occidente 😛

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Despega El Candidato, aventuras para encontrar un curro 2.0

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.